>> La ciudad sostenible de mañana.

Un tour interactivo por el futuro urbano en el nuevo smart electric drive.

¡Bienvenidos a la ciudad sostenible de mañana! Nuestra gran historia multimedia muestra por qué este lugar ha dejado de ser ciencia ficción. En su mapa interactivo se encuentran 19 proyectos y visiones urbanos que abren nuevas perspectivas. Y el investigador del futuro Anthony Townsend, el arquitecto estrella Stefano Boeri y David Sim del despacho de arquitectura Gehl nos hablan de sus conceptos para una convivencia mejor en el espacio urbano.

Así ha nacido la imagen de una ciudad en la que si bien no se puede vivir todavía, uno quiere vivir en ella algún día. El concepto de esta ciudad es consecuentemente tolerante con el medio ambiente, eficiente e inteligente. Con recursos naturales utilizados de forma sostenible, una arquitectura que pone los elementos naturales en primer plano y que es capaz de filtrar el CO2 del aire, con nuevas formas de trabajo y de vivienda, así como con iniciativas de cultivo que exigen un sentido de la comunidad que sólo existe en los pueblos.

En esta ciudad, en la que los sistemas de tráfico también están controlados de forma inteligente, uno se movería en un vehículo igualmente innovador: a principios de 2017 llega el smart fortwo electric drive al mercado de EE.UU., a Europa llegará poco después junto con el smart fortwo cabrio electric drive y el smart forfour electric drive.

smart electric drive

Una buena base

Las primeras ideas sobre una ciudad del futuro se centraron en seguir desarrollando nuestras formas de vida urbana con ayuda de tecnologías innovadoras. El origen del término smart city se encuentra en los consorcios tecnológicos y de TI. Smart, es decir, inteligente, era entonces todo lo que se podía calcular, interconectar y controlar mediante ordenadores. Primero, así rezaba el plan, organizaciones individuales, luego edificios y finalmente una ciudad completa.

En la vertiginosa carrera de esta smart city se puede constatar cómo nos fascina la ciudad de mañana. A ella no se dedican sólo los consorcios, sino que también es tema de arquitectos, urbanistas y sociólogos. La smart city se ha convertido en un ideal con el que se siente comprometido todo el que es capaz de mirar más allá de su propio mundo.

El desafío que nos está esperando a todos: las ciudades crecen más rápido que los recursos que las personas necesitamos. Según estimaciones de la ONU, en el año 2050 dos tercios de la población mundial vivirán en ciudades.

Por ello, sin un control inteligente las ciudades se ahogarán en su propio crecimiento, principalmente porque llegará el momento en el que la energía y el espacio no serán suficientes para todos. ¿Pero dónde está esa inteligencia que se necesita ahora y cómo se puede desarrollar?

La primera y más importante respuesta a esta pregunta es: It‘s the technology. Las tecnologías modernas no pueden resolver todos los problemas, pero constituyen el fundamento sobre el que se pueden construir todas las demás soluciones.

Así, las redes de electricidad y los conceptos de edificios inteligentes pueden hacer de las casas productores de energía. El uso de tecnologías de la información y de comunicación puede ayudar a utilizar los recursos de forma eficiente y a diseñar la administración de la ciudad mejor y más transparente.

Estas tecnologías recopilan y facilitan datos, los interconectan y forman así la base para tomar decisiones inteligentes. Algo claro también para el investigador del futuro Anthony Townsend de New York City: sólo podrán sobrevivir aquellas ciudades que sepan utilizar los instrumentos de la revolución digital:

Sólo cuando todos los sistemas están perfectamente interconectados se puede controlar una ciudad de forma inteligente. Sin embargo, ahí se esconde también un peligro: ¿quién nos garantiza que los datos generados no van a ser secuestrados para los intereses de algunos? Las tecnologías sólo pueden facilitarnos las herramientas con las que construir las ciudades de mañana. También en el futuro será decisivo en manos de quién se encuentran estas herramientas.

Pop-up Sports Ground – Proyecto de instalaciones deportivas urbanas.

Es sobradamente conocido que los terrenos en las ciudades no resultan baratos. Razón de más para reutilizar temporalmente los espacios abiertos en el paisaje urbano. Después de las tiendas y las cafeterías efímeras, pronto podrían llegar las instalaciones deportivas efímeras: este sistema flexible formado por contenedores, destinado al juego y el deporte, se puede instalar fácilmente en plazas públicas y solares urbanos.

Markus Weinig, residente en Múnich, es el cerebro creativo del proyecto, y entiende el deporte como fuerza impulsora del cambio en las ciudades. Su sistema no solo aporta ventajas para nuestra forma física, sino que también representa un punto de encuentro para los vecinos.

Campos solares urbanos – Masdar, EAU.

La ciudad planificada de Masdar aúna elementos arquitectónicos orientales tradicionales con la ciencia y la tecnología más avanzada. La mayor ecociudad sostenible del mundo nace allí donde no podría perdurar mucha vida de forma natural: en el desierto de Abu Dhabi, 30 kilómetros al este de la capital del Emirato.

La ciudad ha sido diseñada para reducir sus emisiones a cero. Tanto el abastecimiento de electricidad como de agua dependerán de la energía solar. El agua de mar se desalinizará utilizando la misma tecnología. La moderna arquitectura vial permitirá temperaturas en Masdar 10 grados más bajas que en cualquier otro lugar de Abu Dhabi. Sus calles se llenarán de coches eléctricos sin conductor.

Pero eso no es todo: en Masdar se creará la primera universidad con una facultad dedicada enteramente a la investigación en sostenibilidad. En 2015 se inauguró ya un centro de investigación fotovoltaica.

Imagen: LAVA

Imagen: LAVA

Imagen: LAVA

Imagen: LAVA

Imagen: LAVA

Imagen: LAVA

Imagen: LAVA

Skyfarm – Proyecto de agricultura urbana.

La población mundial se incrementará en tres mil millones de personas antes de 2050. Para satisfacer la demanda creciente de alimentos, se requerirá una superficie agrícola del tamaño de Brasil. En consecuencia, el estudio de arquitectura con sede en Londres Rogers Stirk Harbour + Partners ha generado el concepto de Skyfarm.

La arquitectura de esta torre urbana combina el cultivo de cereales y verduras con la piscicultura. Para fomentar y divulgar un enfoque más consciente respecto a los recursos, se ha previsto que la planta baja albergue restaurantes donde se sirvan los alimentos obtenidos en estas torres de hasta 80 metros.

El arquitecto de RSH+P Andrew Partridge resume el valor que Skyfarm aporta a las comunidades urbanas:

Fujisawa – Ciudad modelo sostenible, Japón.

A 50 kilómetros al oeste de Tokio, en una zona residencial, los urbanistas han materializado un microcosmos visionario. Gracias a la apuesta por las renovables, la ciudad de Fujisawa es casi neutra en emisiones de CO2. La energía y la electricidad proceden de recursos renovables.

Además, electrodomésticos inteligentes, acumuladores de energía y estaciones de vehículos compartidos garantizan que los 3.000 habitantes lleven un estilo de vida más eficiente energéticamente. En los seminarios especialmente diseñados, los residentes de Fujisawa aprenden cuestiones prácticas sobre educación ambiental.

Foto: Fujisawa SST

Foto: Fujisawa SST

Cisco Innovation Centre – Edificio de oficinas, Toronto, Canadá.

En la sede central de la empresa de telecomunicaciones Cisco en Toronto ya nadie tiene una mesa de trabajo fija. Desde el momento en que el empleado se sienta, su teléfono móvil transfiere automáticamente todos sus ajustes y preferencias, como iluminación y altura de mesa, al puesto de trabajo.

Esto permite un aprovechamiento del espacio individual más eficiente. Las salas de reunión están diseñadas para sustituir los encuentros personales por videoconferencias. Zonas con mesas de ping-pong y consolas de videojuegos ofrecen la flexibilidad necesaria para hacer brotar el espíritu de equipo.

Foto: Cisco / Tom Arban

Foto: Cisco / Tom Arban

Foto: Cisco / Tom Arban

Foto: Cisco / Tom Arban

Al grano

«Tenemos que reducir el CO2 directamente en el lugar en el que se produce: en nuestras ciudades.»

Stefano Boeri

Definir de nuevo las ciudades

Los edificios son los símbolos visibles del status quo de una ciudad. Por tanto, son los arquitectos los que dan rostro a nuestra imaginación del mundo de mañana. Creativos de todo el mundo intentan expresar su definición de belleza.

En su opinión, bello es lo que tiene también un beneficio. Como los proyectos que traen a la Naturaleza de vuelta a las ciudades; materiales de construcción que filtran las sustancias contaminantes del aire, o tejados con sistemas fotovoltaicos que producen su propia energía.

La planificación urbana sostenible se practica ya en todo el mundo. En Abu Dhabi, por ejemplo, se está construyendo la ciudad modelo Masdar, en la que 50.000 personas se abastecerán exclusivamente de energías renovables.

También en Europa se abren camino los nuevos conceptos, especialmente allí donde son requeridos para transformar las ciudades más o menos «sobre la marcha». El arquitecto Stefano Boeri es uno de los pioneros en este campo. En el borde del casco antiguo de la ciudad de Milán ha levantado dos torres residenciales en cuyas terrazas se han repartido 800 árboles y 20.000 arbustos. El «Bosco Verticale» es un placer para la vista y para el aire de Milán.

Boeri planifica actualmente otros edificios de este tipo en Francia, Suiza y Colombia y su próximo ambicioso proyecto se dirige a China, donde quiere construir una ciudad completa con 800 edificios forestados. Pero hay quien piensa aún más allá: un despacho de arquitectura de París ha combinado la idea de los jardines verticales con casas que producen electricidad y suministran energía a los semáforos de los alrededores. Sin embargo este proyecto – lo mismo que la «Floating City», una ciudad costera autártica – existen hasta ahora sólo en las pantallas de los ordenadores.

Eckwerk – Centro tecnológico y edificio de oficinas, proyectado para Berlín, Alemania.

Eckwerk es una mezcla de centro tecnológico productivo y hábitat inspirador. El nuevo complejo de edificios forma parte del proyecto Holzmarkt, a orillas del río Spree en Berlín.

Imagen: Kleihues + Kleihues / Graft

Imagen: Kleihues + Kleihues / Graft

Imagen: Kleihues + Kleihues / Graft

Imagen: Kleihues + Kleihues / Graft

Imagen: Kleihues + Kleihues / Graft

En esta zona abandonada se pretende alcanzar una fusión de ciudad y naturaleza: espacios públicos y caminos atraviesan el complejo, remarcando la idea de apertura y transparencia. Este proyecto prevé asimismo espacios de trabajo asequibles para artesanos, artistas y creadores.

Se han planeado 2.000 metros cuadrados de superficie para piscicultura y cultivo de verduras y también hay vegetación en escaleras, terrazas y espacios interiores. Además se ha integrado una gestión inteligente del calor y una circulación optimizada de aguas residuales y basura. En la construcción se ha dado preferencia a materiales de construcción naturales tales como madera, arcilla y cáñamo.

Uta Mühleis, cofundadora de Eckwerk, explica los rasgos característicos del concepto:

Bosco Verticale: Bloque de apartamentos, Milán, Italia.

Las dos torres del arquitecto italiano Stefano Boeri no son una visión, sino realidad viva: junto al casco histórico de Milán, Boeri ha cubierto de vegetación dos bloques de apartamentos de 119 y 87 metros de altura. En sus 9.000 m2 de terrazas crecen 800 árboles y 20.000 arbustos. Los árboles alcanzan una altura de hasta nueve metros. Por esta visión de bosque vertical, Boeri fue merecidamente galardonado con el Premio Internacional de Rascacielos.

Foto: Paolo Rosselli

Foto: Paolo Rosselli

Foto: Paolo Rosselli

Foto: Paolo Rosselli

Foto: Paolo Rosselli

Foto: Paolo Rosselli

Positive Energy Towers – Proyecto de rascacielos energéticamente neutros.

París se ha fijado como objetivo reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 75% antes de 2050. Inspirado por esta promesa, el estudio de arquitectura  Vincent Callebaut ha desarrollado una serie de edificios futuristas que utilizan células solares y fotovoltaicas para generar electricidad y calentar el agua. La energía sobrante se aprovecha incluso para iluminar las farolas cercanas.

Como las ciudades del futuro se proponen otorgar a la naturaleza un lugar privilegiado, el concepto de Callebaut incorpora jardines verticales, para que los residentes estén rodeados de verde en pleno corazón de París.

Imagen: Vincent Callebaut Architecte

Imagen: Vincent Callebaut Architecte

Imagen: Vincent Callebaut Architecte

Imagen: Vincent Callebaut Architecte

moovel – la App de movilidad perfecta.

La App de moovel, la marca de movilidad de Daimler, es el primer servicio del mundo que permite reservar y pagar en todos los medios de transporte urbano, desde bus y tren hasta taxi, pasando por el alquiler de bicicletas y el coche compartido. Además, esta “one-stop shop” para movilidad urbana siempre conoce la mejor ruta hasta tu destino.

En este momento, la App abarca ya el 100% de las opciones de transporte en Stuttgart y Hamburgo, y pronto seguirán otras ciudades europeas. Nuestra predicción es que en la ciudad del futuro ya no se viajará en transporte público sin Apps como moovel.

Aquí encontrarás más información sobre moovel lab y una Entrevista con Eileen Mandir, Directora de Producto y Laboratorio en moovel.

Photo: Daimler AG

Photo: Daimler AG

Photo: Daimler AG

Photo: Daimler AG

Photo: Daimler AG

Photo: Daimler AG

Photo: Daimler AG

El paraíso de las bicicletas – Copenhague, Dinamarca.

Copenhague aspira a convertirse en metrópolis sin impacto climático antes de 2025, y las autoridades locales están convencidas de que la bicicleta desempeñará una función determinante. La capital danesa ha invertido 150 millones de euros desde 2006 para actualizar la infraestructura necesaria.

El resultado: 1.000 kilómetros reservados exclusivamente para ciclistas. Los denominados carriles bici rápidos tienen tres metros de anchura, en algunos tramos se genera una ola verde y barras de apoyo y reposapiés aseguran que los ciclistas ya no tengan que empujar la bicicleta.

Foto: copenhagenmediacenter.com, Kasper Thye

Foto: copenhagenmediacenter.com, Kasper Thye

Foto: copenhagenmediacenter.com, Mikael Colville-Andersen

Foto: copenhagenmediacenter.com, Nicolaj Perjesi

Foto: copenhagenmediacenter.com, Nicolaj Perjesi

Foto: copenhagenmediacenter.com, Thomas Høyrup Christensen

Foto: copenhagenmediacenter.com, Thomas Høyrup Christensen

Garden Bridge – Proyecto para Londres, Inglaterra.

Imagen: Garden Bridge Trust

En 2018 se inaugurará en Londres una estructura urbana que cambiará la visión que los londinenses tienen de su ciudad. Durante la etapa de planificación, ingenieros de estructuras y arquitectos paisajistas unieron fuerzas para diseñar un paisaje fértil de parques y prados, que parece flotar sobre el Támesis. A lo largo de los 365 metros del puente, abedules y alisos compiten por captar la atención junto con violetas y geranios. Quienes busquen un lugar donde respirar aire fresco, o un rincón romántico, ya no tendrán que desviarse a Hyde Park, bastará con cruzar el río.

Imagen: Garden Bridge Trust

Imagen: Garden Bridge Trust

Imagen: Garden Bridge Trust

Central Park – Songdo, Corea del Sur.

Foto: Getty / Penboy

En un guiño a su homólogo, el Central Park de Nueva York, en 2009 se construyó una superficie de 40 hectáreas en la ciudad surcoreana de Songdo: el Songdo Central Park.

Este lugar es un nuevo referente en materia de sostenibilidad: cuando llueve, su sistema de cisternas de plástico reciclado recoge el agua y la recircula después para regar las plantas.

Foto: Gale International

Foto: Gale International

Foto: Gale International

Foto: Gale International

Foto: Gale International

En el centro hay un canal navegable con taxis acuáticos, que recibe cada día agua de mar a través de la energía maremotriz, lo que supone un enorme ahorro de agua. El parque complementa el paisaje urbano accesible de Songdo: la ciudad dispone de aparcamientos subterráneos y 148 kilómetros de carriles bici. Junto al parque deslumbra el espacio cultural Incheon Tri-Bowl, con su arquitectura característica.

Infraestructura de carga para coches eléctricos.

Los residentes en barrios periféricos tienen una ventaja clara: pueden cargar cómodamente su coche eléctrico en el garaje. Quienes viven en el centro de la ciudad, donde el espacio es limitado y no sobran las plazas de aparcamiento público, tienen menos opciones de carga. Aunque las grandes metrópolis han instalado puntos de carga rápida con electricidad de fuentes renovables, estos son todavía escasos y dispersos.

Nils Moe

 

Nuestra previsión es que las ciudades del futuro alentarán la creación de redes más densas de puntos de carga, con el esfuerzo concertado de políticos, proveedores de energía, marcas de automóviles y otros inversores.

Lo mismo opina Nils Moe, Director gerente de Urban Sustainability Directors Network en Estados Unidos, y explica otros beneficios complementarios.

Foto: Daimler AG

Foto: Daimler AG

Foto: Daimler AG

Five Borough Farm – Agricultura urbana, New York City, EE.UU.

A mediados de la década de 1990, en Nueva York se vivieron las primeras tentativas de lo que se convertiría en un movimiento global: la agricultura urbana. Aficionados a la jardinería transforman zonas abandonadas en terrenos fértiles plagados de fruta y verdura, cultivada y procesada por ellos mismos.

No obstante, hay otro aspecto igual de importante: en estos jardines urbanos no solo crecen lechugas y tomates, sino comunidades enteras. Estas parcelas se convierten en caldo de cultivo para un estilo de vida más consciente.

Foto: Rob Stephenson / Courtesy of the Design Trust for Public Space

Foto: Rob Stephenson / Courtesy of the Design Trust for Public Space

Foto: Rob Stephenson / Courtesy of the Design Trust for Public Space

Foto: Rob Stephenson / Courtesy of the Design Trust for Public Space

Al grano

«Necesitamos un enfoque integral de la movilidad.»

David Sim

Disolver las fronteras

El desarrollo de los flujos de tráfico en las grandes ciudades es la prueba más importante de la necesidad de tecnologías innovadoras. Cualquier persona que pase ahora un par de días en São Paulo, New York City o Pekín constata de inmediato que las ciudades han llegado al límite de su capacidad.

Los atascos y los embotellamientos han dejado de ser una excepción para convertirse en lo habitual. En el pasado, las soluciones a tales problemas se agotaron con la construcción de nuevas carreteras.

David Sim, Director Creativo en el despacho de arquitectura del precursor danés Jan Gehl, dice que en el futuro lo único que nos puede llevar a nuestro destino es un gran espectro de soluciones:

David

Hasta ahora, los implicados en el tráfico se movían, lo mismo que los sistemas de tráfico, separados unos de otros. Los conductores de vehículos eran conductores de vehículos y los peatones eran peatones – como si fueran personas de distintas naciones que necesitaran solicitar un visado para entrar en el otro país.

Sin embargo, como para cada situación el medio de transporte público perfecto puede ser otro, ha dejado de ser moderno moverse bajo las limitaciones de un solo modo. La clave de la así llamada conectividad «intermodal» vuelve a ser el smartphone. Las apps como moovel interconectan los horarios y los sistemas de pago y permiten que cada uno pueda utilizar exactamente el tipo de medio de transporte que en cada momento considere más oportuno: a pie, en bicicleta, con el transporte público o en vehículos de carsharing aparcados en los bordillos.

De este modo la movilidad queda a nuestra medida y se puede llamar pulsando un botón. Por supuesto, el vehículo privado seguirá siendo dominante en el tráfico, ya que sus ventajas y el disfrute al volante no los pueden ofrecer ni los medios de transporte público mejor conectados. No obstante, en el futuro se utilizarán más coches eléctricos que no dejan emisiones locales y se mueven de forma silenciosa.

Elegant Embellishments – Fachadas que absorben la contaminación, Berlín, Alemania.

El estudio de arquitectura berlinés Elegant Embellishments ha redescubierto una tecnología conocida y probada: los denominados biocarbones enlazan el CO₂de las plantas y lo transforman en un material sólido. Daniel Schwaag y el equipo de Elegant Embellishments desarrollan componentes de fachadas a partir de este material, que resultan atractivos desde el punto de vista ecológico y estético:

Mercedes-Benz Future Bus – Conducción autónoma.

Con su Mercedes-Benz Future Bus, Daimler Buses redefine el tráfico urbano y celebra una primicia mundial: en este autobús que se conduce solo, el conductor no sujeta al volante, sino que supervisa los controles, dejando la conducción a un sistema autónomo, llamado CityPilot.

El Mercedes-Benz Future Bus completó con éxito una línea de prueba de 20 kilómetros en julio de 2016. Este autobús se comunica con sistemas de señales para detenerse con precisión en las paradas y los semáforos.

Si un peatón cruza un semáforo en rojo, el autobús lo detecta y frena automáticamente. Ni que decir tiene, el autobús respeta los límites de velocidad. Con él, la seguridad vial aumentará de manera ostensible.

Foto: Daimler AG

Foto: Daimler AG

Foto: Daimler AG

Foto: Daimler AG

Foto: Daimler AG

Foto: Daimler AG

Luchtsingel – Puente con micromecenazgo, Rotterdam, Países Bajos.

“Luchtsingel” es un término neerlandés que significa ”canal de aire“. El puente así llamado enlaza tres barrios de la ciudad que antes estaban separados por vías ferroviarias y plantas industriales. Este puente, hecho enteramente de madera, discurre sobre carreteras y vías e incluso serpentea entre edificios.

La verdadera singularidad de este pasaje en amarillo radica en haber sido financiado mediante micromecenazgo o crowdfunding. Por 25 euros cualquiera podía apoyar este proyecto y quedar inmortalizado en uno de sus tablones.

Pincha aquí para leer el retrato de smart magazine.

Foto: Ossip van Duivenbode

Foto: Ossip van Duivenbode

Foto: Ossip van Duivenbode

Foto: Ossip van Duivenbode

Foto: Fred Ernst

The harbour turns blue – Renaturalización del puerto, Copenhague, Dinamarca.

En la década de 1990, las aguas del puerto de Copenhague estaban tan contaminadas como en cualquier otra ciudad portuaria, con vertidos de la industria local, de los barcos y del tráfico urbano. Por ello Copenhague decidió modernizar todo el sistema de alcantarillado.

Como parte de este esfuerzo se instalaron grandes piscinas para filtrado del agua. Un sistema de alerta temprana notifica a las autoridades cuando el contenido de bacterias alcanza niveles críticos. Gracias a una App los residentes pueden averiguar en cualquier momento si el agua del puerto es segura para el baño.

Floating City – Visión de una metrópolis flotante.

Como consecuencia del cambio climático, en el futuro las zonas habitadas actualmente desaparecerán bajo el agua. La organización estadounidense Seasteading Institute, fundada en 2009, propone una solución. Está trabajando en su visión de una ciudad flotante sostenida por plataformas modulares con una superficie aproximada de 2.500 metros cuadrados.

La primera ciudad de estas características podría ser una realidad en 2020. El 20% de su superficie está reservada para parques y jardines.

Quien desee adquirir una vivienda sobre el mar, deberá darse prisa: tras un primer sondeo se ha sabido que más de 1.000 personas mostraron interés por vivir en esta ciudad flotante.

Imagen: The Seasteading Institute / Gabriel Sheare, Luke & Lourdes Crowley, Patrick White

Imagen: The Seasteading Institute / Emerson Stepp

Imagen: The Seasteading Institute / András Gyõrfi

Imagen: The Seasteading Institute / Matias Perez

Imagen: The Seasteading Institute / Gabriel Sheare, Luke & Lourdes Crowley, Patrick White

Imagen: The Seasteading Institute / Matias Perez

Imagen: The Seasteading Institute / Simon Nummy

Al grano

«Mi visión de una ciudad del futuro: un lugar en el que el sentimiento de ser persona es algo maravilloso.»

David Sim

La escala humana

Es obvio que la ciudad del futuro es un lugar controlado por tecnologías. Sin embargo, para David Sim es decisivo que no sean las tecnologías las que den forma a ese lugar. El centro de todas las consideraciones debe ser siempre que este nuevo mundo debe ser un sitio en el que gusta vivir.

Al final de nuestro tour por nuestra versión de la ciudad sostenible podemos constatar que las ideas para la metrópolis del futuro no sólo existen ya, sino que ya se han puesto en práctica en muchos lugares. Por ello, lo primero que necesitamos ahora son personas con ganas de apropiarse de estas ideas, conceptos y productos y de hacer realidad la ciudad del futuro. Para estas personas existe ya un nombre: smart citizens.